lunes, 3 de diciembre de 2007

Editorial

¿Orgullosos del carnaval?

“El orgullo gay es una batalla que pretende situar a los homosexuales, travestis, drag queens y toda aquella gama marginada de opción sexual como iguales ante el resto de la sociedad”.


Hasta hace no mucho tiempo, el equipo de Beso Negro visitaba el fotolog de una amiga autodeclarada lesbiana. No nos impactaron sus imágenes, ni siquiera nos cuestionamos su opción –muy legítima, por lo demás- e incluso aplaudimos su valentía en un país aún tan conservador como éste. Lo que sí nos impactó es que daba a conocer su descontento con el movimiento gay.

El descontento se fundamenta en la poca incidencia de protestas o grandes eventos organizados por gays sobre la sociedad, es decir, toda la alharaca que hacen es en vano. Las reivindicaciones y la búsqueda por el respeto a la libertad sexual jamás lograban materializarse. Al final, todo se quedaba en los globitos, besitos en la vía pública, música electrónica y una calle totalmente sucia. Un carnaval sin ningún fin político.

Todos los 28 de junio se celebra el famoso Día del Orgullo Gay, pero la gran mayoría de sus manifestantes no tiene idea del origen de esta fecha. El día del orgullo gay, que hoy se celebra carnavalescamente, es la fecha en que se conmemoran los disturbios de Stonewall.

Stonewall Inn era un bar gay de Nueva York, donde una redada organizada por la policía norteamericana, en 1969, provocó el enfrentamiento entre la fuerza pública y los homosexuales y transformistas que frecuentaban el lugar. Durante varios días, movidos principalmente por la discriminación por parte de la autoridad y la muerte de Judy Garland, icono gay de la época, por una sobredosis de barbitúricos.

Stonewall es un ejemplo de que el orgullo gay. Es una batalla que pretende situar a los homosexuales, travestis, drag queens y toda aquella gama marginada de opción sexual como iguales en derecho ante el resto de la sociedad. Que busca el respeto a la diferencia. No es un carrete donde, con bombos y platillos, los gays se exhiben frente a los demás. Es mucho más que eso.

El descontento de nuestra amiga apunta a que el movimiento gay que sólo se manifiesta en carnavales puede llegar a banalizar las demandas políticas y perderse entre banderas multicolores que no las instalan en el debate público.


Equipo Beso Negro

2 comentarios:

MARCELO LEIVA dijo...

Felicitaciones al equipo, la verdad me encanto su trabajo.

Saludos compañeros


Exito

oscar coria dijo...

Nars trsnformista busco sexi